Misiones

Ayudar a la niñez indígena marginada, no es una moda ni es “llamarada de petate”, sino un deber de ciudadanos; es una manera de impulsar del desarrollo en los pueblos marginados para evitar que emigren y abandonen su tierra y su familia.

Nuestra fundación ha visto aquí, que nacimos sin fronteras, éstas no existen en nuestra vocación de servicio, tratamos en su momento de ver nacer un monasterio y ayudamos desde los detalles más mínimos hasta estructuras fuertes, digamos que esta misión será de las perdurables para siglos futuros si así la historia respeta esta gran obra y las monjas que viven en claustro.