Misiones

Ayudar a la niñez indígena marginada, no es una moda ni es “llamarada de petate”, sino un deber de ciudadanos; es una manera de impulsar del desarrollo en los pueblos marginados para evitar que emigren y abandonen su tierra y su familia.

La hambruna, la miseria, el dolor de cuerpos cansados, no hay medicamentos, pocas escuelas, derechos humanos violados etc. Como fundación, nos atrevemos a decir que a nuestros indígenas raramuris, son tratados inhumanamente, la fundación hemos hecho todo el esfuerzo por ir cambiando esta cruel realidad, en medida de nuestras posibilidades. POR FAVOR LES PEDIMOS INSISTENTEMENTE SU AYUDA PARA TODAS Y CADA UNA DE LAS MISIONES.